Fotografían el instante en que ardilla se detiene para ‘olisquear y conectar’ con una flor –

El fotógrafo experimentó un instante único para ver la hermosura de la naturaleza en su expresión.

Tanto humanos como animales son seres sintientes y probablemente tienen la posibilidad de presenciar experiencias y tener sentimientos, eso es algo que no deberíamos dudar, pero hay instantes en los que nos dejan sin expresiones.


Un caso de muestra de esto fue haber podido ver el lado mas cómico y entretenido de los animales, mediante las fotografías finalistas de los “Premios de fotografía de vida silvestre de comedia”, quien nos sorprendió en esta ocasión con este lado mas tierno y adorable de los animales.

En general observamos en distintas ocasiones a los aninales pero como no fundirse de amor con esta ardilla que se detiene un segundo a gozar de lo bonito de la vida que es bien simple pero al tiempo tan complejo, el solo verla gozar de la naturaleza hace de esta imagen algo fantástico.

No solo hablamos de hecho de que la ardilla para y vea la flor, es mucho más su expresión de éxtasis al olerla y tocarla.

El fotógrafo que logró esta escena mágica es el holandés Dick van Duijn quien visitó a lo largo del verano a Viena en Austria y allí halló esta serie de fotografías que no dejan de maravillarnos.

El fotógrafo comentó frente a los medios qué: “El primero de los días observamos su accionar; el segundo día, las retratamos a lo largo de todo el día y, prácticamente a la noche, inmediatamente antes del atardecer, en el momento en que la luz se volvió despacio y satisfactorio, entre las muchas ardillas caminó hacia la flor amarilla y empezó a mantenerla ahora olerla”.

“En el momento en que vi que esto sucedió en el visor de mi cámara, ahora sabía que había tomado un instante muy precioso y también íntimo y me sentí muy feliz y satisfecho con el tiro”.

Está claro que la naturaleza tiene toda clase de instantes y criaturas silvestres que se tornan sensibles, y dadas estas fotografías no hay duda de que solo se debe tener paciencia y aguardar el instante idóneo para entonces inmortalizarlo y compartirlo con el planetaque precisa ver que hay mas afuera y no merece ser destruido por nosotros.