Científica crea baldosas resistentes desde desechos de cascarillas de huevo –

En Hong Kong, el laboratorio fabrick es el lugar donde la artista multimedia elaine yan ling da vida a sus manifestaciones artísticas. Exactamente las mismas son una combinación de la electrónica, el biomimetismo y los textiles para embellecer interiores y también instalaciones exteriores. Para esta diseñadora, la inspiracion esta en la naturaleza, la artesanía y ciertas expresiones tecnológicas. Elaine crea elementos entretenidos, instalaciones cinéticas, ahora su vez, experimenta con nuevos materiales.


“Siempre y cuando miro algo en la naturaleza, lo que me encanta no son solo los colores y las formas, sino están ahí la composición cientifica y los links quimicos que conforman lo que veo” apunta la artista Elaine. En sus diseños, se puede ver ese término con sus raíces en la biomimética. La dinamica de los elementos naturales puede manifestarse en materiales artificiales para impulsar la arquitectura que existe o cambiar proyectos de actualizaciones en los interiores.

Elaine ha experimentado con materiales renovadores, observando las tecnologías de vanguardia. Asimismo ha creado una sensibilidad por la vida sostenible y cree que las activas recientes de producción en masa, en los campos de la tendencia y el diseño son negativos para el ecosistema.

“Siempre y en todo momento he amado trabajar con un enfoque en la ecología, diseñando algo que tenga un encontronazo real. Pero el inconveniente se muestra en el momento en que eres diseñador sin dependencia y tienes un concepto, pero tienes que aparecer a una marca comercial oa una factoría para enseñar tu prototipo. La contestación tiende a ser: ¿cuánto cuesta?, ¿cuánto puedes generar?, ¿un metro? Entonces no es de nuestra conveniencia”.

Este enfoque equivocado es criticado por Elaine, por esa razón muestra un emprendimiento arraigado en la artesanía y la sostenibilidad.

baldosas ecologicas desarrolladas con cascaras de huevoes el nombre que recibe Carele. En colaboración con la compañía suiza Naturaleza al cuadrado, Elaine puso su capacidad predisposición para enormes proporciones de cascarillas de huevo en baldosas para contemplar cualquier área. La gestación de este reciente material, una parte de las indagaciones efectuadas en varias terapias medicinales que usan este elemento orgánico.

El nombre de este producto se proviene de una palabra francesa que significa pavimentar” y se combina con el término “carbonato de calcio” que se forma en las cascaras de huevo. De allí que se le denomine Carelé.

Según cálculos, se crea naturalmente mucho más de 250 mil toneladas de restos de cascarillas de huevo de año en año.“Entonces pensé, que podría ser entre los casos de estudio mucho más atrayentes en los que pudimos trabajar y, más que nada, que podría tener un encontronazo real en el público, estimando que va a ser el primer producto comercial lanzado por Naturaleza al cuadrado”. Añade elaine.

Así, la proporción de producción y el ritmo en que se muestra es un fundamento de preocupación. El propósito es hacer un encontronazo inmediato en la sociedad y achicar el desperdicio de producción y que la cadena de suministro sea incluyente.

“Comúnmente en el desarrollo de producción se hornean las tejas generando una considerable suma de calor. Este procedimiento en cambio, emplea aglutinantes y resinas para sostener la composición y forma de las baldosas y va en la dirección de la economía circular, reutilizando los materiales en el final de su ciclo vital”. Concluye la artista Elaine.

No obstante, unicamente se tratará del primer material con el que se experimenta. La meta indispensable es investigar y conseguir otras resoluciones que sean similares con la filosofía del diseño sostenible y eco permite”.