Prohíben los protectores solares en Tailandia para resguardar los ecosistemas marinos –

Recientemente en Tailandia entró en vigencia una ley que prohíbe la utilización de protectores solares cuya composición tenga los próximos elementos: oxibenzona, octinoxato, 4-metilbencilideno y alcanfor.


Esta novedosa situación para los turistas los compromete a buscar elecciones ecológicas para resguardar su piel de los rayos ultravioleta. De esta manera se resguarda el ámbito y se mitiga el encontronazo negativo que existe en los arrecifes de coral.

La novedosa reglamentación está orientada a resguardar los arrecifes que están en el Golfo de Tailandia. Este recurso natural se encuentra dentro de los mucho más visitados de todo el mundo. Las playas son una atracción turística que recibe centenares de miles de personas en todas y cada una de las temporadas de vacaciones.

La contaminacion y la considerable suma de desperdicios que ya están ponen en riesgo la marina de biodiversidad. No solo en el Golfo de Tailandia, sino más bien en el mundo entero acuático.

En el momento en que los turistas se ponen protectores solares comerciales, es ineludible que esas substancias vayan a parar en el fondo del mar perjudicando a los arrecifes. Indudablemente que los humanos ocasionan varios estragos de la naturaleza sin caer en la cuenta.

La prohibición de protectores solares se incorporó asimismo en la República de Palau y Micronesia. Si bien la medida tenga sus opositores, se estima que de manera progresiva los bañistas se acostumbren.

El pais asiatico es dependiente bastante de la actividad turistica. Con lo que cualquier movimiento que se lleve a cabo que afecte la afluencia de los bañistas a las costas, afectará a múltiples esferas de la economía local.

Pero para sostener la idea ecológica, Tailandia ha planteado cerrar sus parques nacionales a lo largo de ciertos meses. De esa forma, se van a hacer trabajos de cuidado que dejen la restauración de la naturaleza. Son meses donde no va a existir actividad turística, pero por el bien del mundo, bien merece la pena.