Río en Perú se libera del 90% de la basura que lanza la multitud merced a la cuarentena –

Este río popular como Rímac el día de hoy está mucho más limpio que jamás, su basura se redujo en un 90% y todo debido a que se incorporan estas medidas de aislamiento popular.

En lo que va corrido de la cuarentena en Perú se asentaron por lo menos unos 17.837 contagiados por Covid-19 y unas 484 pérdidas. Como muchas naciones de todo el mundo Perú instituyó una secuencia de medidas para eludir la propagación. Pese al obscuro panorama que vive el planeta humano, la naturaleza nos obsequia una luz de promesa y un instante de reflexión.


Las autoridades Nacionales del Agua adjuntado con el Ministerio de Agricultura y Riego, desarrollaron un informe sobre los efectos positivos de la cuarentena en el río Rímac, esto después de contrastar un cambio destacable en la claridad del río en las ubicaciones comprendidas de Chosica y Chaclacayo.

Sobre el tramo de El Agustino, Rímac y San Martín de Porres se aprecia un cambio en menor proporción, pero se consigue ver una enorme disminución del arrojo de desmontes y restos sólidos.

Este río da el agua a mucho más del 80% de Lima, El río Rímac nace en la cordillera de los Andes en el Nevado Paca y la laguna Ticticocha, precisamente a 132 km al nordeste de Lima.

Las autoridades gubernativos explicaron por medio de la ANA que la presente mejora del agua hay que a la sepa de material flotante de origen antrópico y la disminución de basura, tal como de la extracción de material de acarreo, que a través de su marea natural logró limpiarse a sí mismo a lo largo de este tiempo en el que no ha recibido ninguno de estos contaminantes.

En nuevos análisis sobre el río Rímac se estableció que sus aguas infringen los estándares de calidad ambiental esto gracias a que muestran una secuencia de coliformes termotolerantes y algunos metales y metaloides, con lo que para su potabilizacion se necesita una mayor proporción de químicos, esto con la intención de dar una más calidad del agua que llega a los hogares.

Precisamente la poca actividad humana es un alivio para las aguas del río, pero la especialista de la ANA, Flor de María Huamani Alfaro, notificó que el aumento en las lluvias que se vive en la actualidad en esta zona asistió a reducir lo turbio del agua, dejándola Clara como se puede ver el día de hoy.

“El Estado que vive el país permitió ver el encontronazo al que se ven sometidos los elementos hídricos y sus recursos socios (ríos, faja marginal, canales de riego, entre otros muchos) por la acción del hombre. Por este motivo es esencial que tomemos conciencia y consideremos que el agua de nuestros ríos y canales de regadío, son para consumo humano y agrícola, con lo que no han de ser zonas de arrojo de basura o desmonte”explicó.